Avisar de contenido inadecuado

Recordando A Helito

{
}

    TAGS:undefined                                             Recordando A Helito

Era un día negro y lluvioso el de aquella mañana de marzo de 1988, cuando se escuchó el chirriar de los neumáticos del auto de color negro, que se acaba de estacionar frente al edificio de paredes blancas y ladrillo recién terminado. Descendiendo de aquel auto una mujer de porte elegante y carácter fuerte con sus cabellos negros y ensortijados aun húmedos. Qué aprisa corría para no llegar tarde a aquella junta que la esperaba donde se darían a conocer aquellas estrategias de mercado, las que deberían implantar en el lanzamiento de su revista próxima a salir en circulación.

Cuando sin querer y en su prisa tropezó con aquel hombre de carácter afable cordial y con una amplia sonrisa que le iluminaba el rostro y quién en tono burlón se disculpó diciéndole no te vi.

Su sonrisa plena y sincera le hizo sentir un nudo extraño en su garganta y de la cual no salió ni pronuncio sonido alguno, tan solo le miro y al mirarle su corazón latió aprisa como si desease brotar de aquel pecho que le contenía.

El hombre era alto de mirar profundo de ojos negros y de cabello lacio, en el cual aún se le veían resbalar gotas de lluvia de aquella mañana fría de la Bogotá, que aun trataba de despertar. Y retomar la prisa y el acelere que se sentía en aquellos dos seres que se habían tropezado sin querer.

El rubor corrió por sus mejillas, cuando el hombre extendió su mano y en tono amable pero seguro pronuncio, mucho gusto me disculpo con usted bella dama mi nombre Helito. Por un instante le miro profundo. Y su mirar se impactó al recordarle pronunciando con voz entrecortada por la sorpresa.

Helito mi Helito me recuerdas soy Cristina, el hombre le miro pausado y lento ahora el sorprendido era él. Y sus labios solo exclamaron Cristina la pequeña Cristina, Aquélla hermosa chica que bailo conmigo cuando tenías catorce años en el baile de tu tío Enrique en nuestro barrio. La niña de mis sueños mi hermosa Cristina.

Sus ojos se detuvieron en el tiempo. Admiro a aquella hermosa mujer,  un instante fugaz que pareció eterno y su sonrisa fue sonrisa de ángel, que cautivo aquella dama. Quién sin importar la prisa que llevaba olvido todo. Pará dejar qué en su memoria y corazón se agolparan mil recuerdos dormidos en su alma de mujer embrujada y soñadora.

Transportándose en el tiempo al baile de su tío. Unos treinta años atrás cuando con su vestido de mil colores, sus medias largas su cabello en pequeñas trenzas le hacían aparecer como una hermosa princesa de cuentos de hadas y duendes. Que se robaba el corazón de su príncipe encantado.

Danzó por primera vez al compás de un viejo bolero que interpretaba María Luisa Landin Amor Perdido. La música sonaba y ella se transportaba en ese mágico momento al éxtasis del amor que alumbraba en el corazón de aquella chiquilla inquieta en su despertar de mujer soñadora.

Bailaba al compás de ese bolero que jamás olvido y con el cual siempre recordó a su caballero de mirar profundo y seductor. Que le arrancaba suspiros a su imaginación.
Hoy después de tantos ires y venires de su vida. Sé volvían a encontrar en ese momento mágico donde sin querer y con un tropiezo fugaz su almas les habían vuelto a unir.

Helito exclamo mujer estas guapísima, te importa si en la noche te recojo y recordamos viejos tiempos? Cris solo se atrevió decir si, sin retirar su mirada en la cual se reflejaba alegría y sorpresa. Por el encuentro fortuito de dos que estaban predestinados para vivir la más hermosa historia de amor.

El día en su acelere siguió su curso normal, de aquellos que por sus ocupaciones olvidaban sus compromisos adquiridos, cuando su viejo reloj de pulso le recordó que era su hora de salida habitual de cada día,

Se recogió su cabello roció un poco de perfume de azaleas y se pintó los labios de rojo intenso acompañó sus mejillas con un poco de rubor, contemplándose al espejo por instante sin imaginar que afuera le esperaba el hombre de sus sueños.

Al salir del ascensor y abrirse su puerta, sus ojos tropezaron con aquel caballero de mirar profundo con gafas grandes de marcó de carey, que le hacían ver como un intelectual de la época,Estaba vestido con un traje Gris camisa blanca y corbata roja, en su frente se veía el surcar de aquellos, que a medida que el paso de los años les marcaba el alma. poco a poco perdían su frondosa cabellera..

      TAGS:undefined


                                                  EL ENCUENTRO

Cris le miro como deseando grabar en el alma, ese instante eterno, el cual se convierte en el tiempo en el más dulce de los recuerdos y sonrió. Su sonrisa tímida le iluminó el rostro haciéndola ver hermosa y seductora.

El tomo su brazo e invitándola a seguirle, musitando quedo cuanto tiempo sin verte ni saber de ti, ella solo movió su cabeza suavemente asintiendo así es.

Salieron de aquel edificio caminando lento y observándose mutuamente sin pronunciar palabra entre los dos tan solo se veían absortos al contemplarse mutuamente.
Allí cerca se encontraba el Rincón de Eva sitio de reunión para de gustar el más exquisito de los cafés, oloroso y caliente que embrujaba el sentir al dialogar. Lugar de reunión obligado en las tardes de los empleados que salían de sus oficinas, para comentar todas las vivencias de su día y plasmar en pequeñas servilletas sus poemas de amor dedicados a la musa de su inspiración.

Helito suavemente retiro la silla de aquella mesa invitándola a sentarse una camarera de sonrisa alegre pregunto qué van a tomar. Sus voces respondieron al unisonó un tinto doble y bien cargado.

El tomo suavemente su mano le miro profundo, y fue preguntando por todo aquello que en sus vidas había transcurrido, se contaron sus cuitas del alma reían a carcajadas, por cada ocurrencia que brotaba sincera y espontánea, mientras se escuchaba de fondo, una melodía de los hermanos Arriagada Natali . al compás de la música, los dedos de Helito marcaban la melodía mientras ella le observaba. Y absorta escuchaba en su corazón.

La plaza roja desierta
delante de mi nathalie
tenía un lindo nombre mi guía nathalie
la plaza roja muy blanca
la nieve formaba un tapiz
y yo seguía aquel frio domingo a nathalie
hablaba el francés muy sobrio
de la revolución de octubre
y yo pensaba ya
que de la tumba de Lenin
iríamos al café puskin
a tomar un chocolate la plaza roja desierta
le tome un brazo y sonrió
rubio era el cabello de mi guía nathalie nathalie.

Helito le hizo una descripción lo más cercana posible a su interlocutora de su vida de sus sueños y deseos, le comento que en la actualidad creaba y diseñaba joyas que su abuelo José le había enseñado hacer con el corazón.

Mientras tanto Cris le Compartió, las experiencias vividas que a veces se dan con la persona equivocada , pero son cosas que nos sirven para cambiar, y aportar lo bueno o malo al corazón haciendo parte del aprendizaje del día a día cotidiano en nuestras vidas.

El tiempo transcurrió lento convirtiendo la noche en eterna. Por ellos jamás se hubiese terminado el reencuentro de dos almas que estaban destinadas a ser la una del otro.
Transcurrieron los días, los meses, los años donde el caballero de la figura amable se convirtió en la sombra constante. Aquélla que a cada instante vivía por su bella dama.

 

 

      TAGS:undefined                                                               LA UNION

Seis meses después de aquel encuentro fortuito ya se encontraban planeando su vida. Cada uno poseía historias escritas con dolor y lágrimas por el sufrimiento causado en sus anteriores relaciones.

La aventura de aquella historia comenzó esa mañana de marzo cuando sin querer se encontraron en un tropezón fortuito que unió dos seres de sensibilidad exquisita durante más de veinticinco años compartiendo alegrías tristezas y angustias por conquistar un sueño.

Fueron dos almas gemelas que el amor unió Cris y Helito vivieron el uno para el otro, un amor escrito en los pergaminos del tiempo que un día nació pese a las dificultades de quienes se opusieron sin saber ni entender razones y motivos de aquel inmenso amor .

Helito cada mañana se levantaba y en su primer pensamiento estaba ella, a quien con un beso delicado y sutil, su corazón había convertido en la reina de sus sueños. Le acariciaba con sus manos cansadas su frondosa cabellera y en su mirar profundo siempre entonaba el mundo es de los dos siempre te comprenderé.

Quienes le conocieron apreciaron en el, a un hombre entregado en cuerpo y alma a su amada. Cocinaba arreglaba su casa y siempre conducía su automóvil de ida y regreso a la oficina, transportando a aquella musa que le había prendado el corazón. Cómo pareja jamás tuvieron Hijos. A su alrededor se escucharon las risas y algarabía de los sobrinos que el buen Dios les regalo.

Hasta aquel día que Cris tomo la osadía de llevar a casa a esa hermosa perra de raza llamada Donna, su llegada al principio no fue bien recibida , pero a la semana siguiente ya Helito le bañaba y acicalaba como a las más dulce criatura que su corazón amaba. Convirtiéndola en hija, en su niña a quien cada día consentía con la más exquisita sensibilidad de hombre que amaba los animales sin pretender jamás hacerles daño.

Como todas las mascotas Donna se convirtió en la dueña de sus caprichos de hombre jovial y bonachón quien siempre a flor de labios con sutileza encontraba la chispa el instante adecuado para hacer sonreír y alegrar el corazón.

 

 TAGS:undefined

                                                    LA PARTIDA

Hoy más de un año después de sentir su ausencia y no compartir. Cris recuerda como si fuese ayer. La inmensa alegría que los unió en torno a la casa nueva, aquella que construyeron con amor y sueños para compartir el final de sus días, juntos sin determinar quién se iría primero al encuentro del seno de los justos.

Construir aquella casa de puertas abiertas donde cada mañana se divisa la montaña y se respira el aire más puro que pulmón alguno hubiese podido respirar fue su meta.

Casa que se convirtió en la confidente de sus cuitas y algarabías de Donna cuando jugueteaba y saltaba alegre al llamado de su amo invitándola a consumir el alimento que el mismo siempre le ofrecía. Y en la que se escuchaba esa hermosa melodía de los hermanos Arriagada la Casa Nueva.

Déjame bailar contigo
La alegría linda del último vals
Amor, amor, amor
Déjame saber que es cierto
Que nadie nos quita la felicidad
Amor, amor, amor

En su memoria del baúl de sus recuerdos. Cris deja volar al viento su imaginación con nostalgia por aquellos días de amargura y dolor, cuando la rabia y la impotencia hicieron presa de su alma y razón, al enterarse que su Helito Moría, en lenta Agonía, que su historia de amor llegaba a su fin por aquel maldito cáncer que le arrancaba de su alma y corazón a ese hombre que estuvo pendiente de ella durante tantos años.

En octubre de 2013 el médico le dictaminó cáncer terminal a Helito. El fragor de su espíritu aventuro había decaído y ya no era la misma persona, los años habían minado su existir y ahora caminaba lento hacia los años viejos con dolor y angustia. Soportando el más intenso de los dolores.

Fueron tres meses de intenso sufrimiento el que su alma y corazón pudieron soportar, viendo allí a su más preciado tesoro hospitalizado,  donde su bella musa siempre en silencio se laceraba el alma al contemplar como aquél hombre que amaba claudicaba en lenta agonía.

Si allí en aquellos pasillos del piso octavo se quedó para siempre el amor de su vida. Quien cada día le fortaleció el alma y el corazón, para que nunca se sintiese sola y en su soledad encontrase el amor de aquel que la amo con la intensidad y pasión de un soñador.

Aquel miércoles 8 de enero de 2014 Helito exhalaba su último suspiro entregando su alma al creador para compartir en el seno del señor y desde allí en el infinito velar por su bella musa. Su muerte aun hoy lacera y carcome en angustiante soledad y asfixia la razón de Cris al recordarle cada día.

Con el encontró una razón en su existir su amigo, compañero, confidente y esposo del Alma. Él Le acompañara en aquella casa nueva de ventanas y puertas abiertas al viento. Donde la suave brisa mañanera le traerá por siempre en su rumor el besar cálido y sutil de aquel que la convirtió en la musa de sus sueños.

Donna saltara alegre al sentir sus pasos en el silencio de la callada noche para contemplar a su amada y allí todos entonaran como en los viejos tiempos.

Déjame bailar contigo
La alegría linda del último vals
Amor, amor, amor
Déjame saber que es cierto
Que nadie nos quita la felicidad
Amor, amor, amor

 TAGS:undefined

En memoria de una gran persona y Amigo
Luis Heliodoro Zambrano Sanabria
Mayo de 1948 / Enero de 2014
La Amistad y el Recuerdo
Perdurara Por siempre
En Nuestros Corazones.

Catur arom
Escritor 1955

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Recordando A Helito

Queridas Amigas y Amigos
Hoy les quiero compartir mi ultimo escrito titulado
Recordando A Helito
En memoria de una gran persona y Amigo
Luis Heliodor Zambrano Sanabria
Mayo de 1948 / enero de 2014
La amistad y el recuerdo
se llevara.Por siempre
En Nuestros Corazones.
el cual espero
les toque el corazon
Compartanlo
Un abrazo
Catur arom
Escritor 1955
Amigo dios te dio un don maravilloso quede si palabras tu escrito esta hermoso como todos los que as hecho A amigos y amigas esperó que al leer este nuevo poema sea de tu agrado lo a escrito un hombre con mucha excelencia y gran poeta un gran abrazo amigo catur
miryam nelly beltran miryam nelly beltran 22/08/2015 a las 21:02
Te felicito por tan hermosos escritos gracias por brindarnos la oportunidad de leerlos y compartirlos te deseo muchos exitos
mayerly mayerly 22/08/2015 a las 21:12
Hermosa historia convertida en poema de esos amores de infancia q pasaron y ya y que nos dejaron inquietos pero q el destino nos cruza por q es así y tiene q ser para terminar eso q quedo inconcluso felicitaciones poeta me gusto....
miryam gonzalez cubides miryam gonzalez cubides 24/08/2015 a las 16:24
Hermosa, dedicada al Amor de los Amores, ese Amor que toda mujer quisiera tener pero ojala sin esa parte de dolor, aunque como evitarlo?
Felicitaciones..
Rosenda rouss Rosenda rouss 29/01/2016 a las 01:42

Deja tu comentario Recordando A Helito

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre